Pan Medieval

En su proceso de elaboración priman los largos reposos dados a la masa.

Muy suave, de corteza fina y crujiente. Muy esponjoso debido a que en la elaboración se añade un toque de excelente aceite de oliva virgen.

Recomendamos tostarlo un poco para potenciar el sabor del aceite de oliva y por supuesto acompañarlo del embutido que más apetezca.

Volver